Páginas

29 de enero de 2011

Espacio Abierto

La firma del diseñador hispanoargentino, Roberto Torretta, abrió el pasado año un nuevo y coqueto showroom en el barrio madrileño de Tetuán. Es un multiespacio amplio y luminoso creado por la arquitecta Patricia Urquila, que ha elegido el blanco como color predominante para reflejar la elegancia y sencillez de sus creaciones.
Urquiola ha puesto su sello encargándose de la decoración y del diseño de los muebles. Cristal serigrafiado, resina blanca y metal  son los materiales que predominan en este lugar dominado por la luz y sus amplios espacios.



 



Deportivas Munich.



El calzado deportivo hace tiempo que cruzó la frontera al mundo del estilo y ya nadie discute su emblemático papel en el mundo de las tendencias. A la venta en más de 40 países, la firma catalanda remarca esa faceta con su nueva tienda en Valencia, obra de Dear Design, que en colaboración con Munich, han creado un espacio de unos 60m2 llamativo, donde la luz y una estructura “escaparate” refuerzan el protagonismo de los modelos expuestos de la firma. La idea principal ha sido la de sumergir y envolver al cliente en cuanto entra en este espacio, inundado de luz, con una estructura ligera y suspendida como si flotara en el aire, en la que el cliente percibe que en este lugar nada es como lo que existe fuera.

La simplicidad del proyecto reside en la escasez de materiales – sólo chapa de hierro lacada en blanco satinado para la estructura perimetral, Corian para la rotulación, barrisol para la iluminación, hierro natural para la carpintería, resina de poliuretano blanco con acabado barnizado satinado para el pavimento, y piel blanca y chapa de hierro para el mobiliario-; en la ausencia de mucho color -sólo el blanco-; y en la compleja estructura. Munich y Dear Design proponen un escenario nuevo, limpio, y atractivo que ofrezca al cliente una nueva experiencia de compra.

60 años de SEAT



El año pasado la famosa marca española de automóviles SEAT cumplió 60 años.

En la primavera de 1959 nacía la Sociedad Española de Automóviles de Turismo (SEAT). Tres años después la cadena de montaje de la barcelonesa Zona Franca alumbraba su primer vehículo, el 1400A (el equivalente al actual Exceo). Pero la verdadera evolución llegó con el famoso 600 (1957), un simpático coche que puso el país sobre cuatro ruedas.
Era el primer coche para muchos conductores, y atribuyó a mejorar las condiciones de vida de la población permitiendo una movilidad e independencia sorprendentes. Gracias a él, muchas familias del interior, pudieron bañarse en las playas costeras, aunque para ellos tuviesen que invertir más de ocho horas de viaje.
Por aquel entonces, el primer 600 costaba 73.500 pesetas (un sueldo medio de la época rondaba las 1200 pesetas) pero era un verdadero automóvil..
Hoy, la investigación y la tecnología de la compañía la equiparan con las grandes firmas europeas.