Páginas

20 de junio de 2011

Crónica del Día de la Música 2011

Y todo empezó un sábado 18 de junio a las 11 de la mañana cuando el matadero abría sus puertas y el interior se inundaba de gente. Abundaban las Ray-Ban Wayfarer, zapatillas victoria y borsalinos. Mucha gente, toda ella muy alternativa. Una voz anónima decóia que al Día de la Música hay que ir potenciando y sacando el lado más Indie y más alternativo.

Por la mañana hubieron conciertos gratuitos y por la tarde los más afortunados (y digo más afortunados porque las entradas para el sábado volaron) pudieron disfrutar de grupazos como Ellos, The Paind of Being Pure at Heart, Wild Beast y el grupo estrella (según mucha gente, para mí no tanto) Vetusta Morla. Personalmente grupazos que dieron conciertazos, algunos injustamente un poco escuetos que dejaban con ganas de más y otros que se sobraban y en vez de durar lo que tenían que durar lo prolongaban media hora más. El evento muy bien, un sol muy muy castigador, los precios de las bebidas astronómicos, si tenías suerte te llevabas de recuerdo una bonita picadura y la organización… ay! Eso ya es otra historia…

Segundo día, segunda aventura. Por la mañana más grupos gratuitos y por la tarde fans que disfrutaban de la sueca Lykke Li ¡qué conciertito más naïf!, la siguió dándolo todo Janelle Monáe, Russian Red y Glasvegas. El broche final lo puso un grupo anglocanadiense  de música electrónica.

Además del repertorio musical del que se pudo disfrutar, había stands de discográficas, de ropa, de revistas de diseño como Yorokobu y Mondosonoro, de info sobre más festivalitos veraniegos como Low Cost y Fib y uno en dónde podías probar segways. En mitad de la calle del Matadero estaba el Stand de Heineken que ya llamaba a gritos su pared hecha con botellas de Heineken personalizadas. Además que por tu cara bonita y rellenando un cupón regalaban el CD del festival.

No hay comentarios:

Publicar un comentario