Páginas

16 de enero de 2011

Freitag.




Sus creadores son los hermanos Freitag, dos diseñadores gráficos suizos a los que les gusta ir a trabajar en bici. Viven en Zúrich, una ciudad donde llueve a menudo, y hace ya varios años se dieron cuenta de que sus bolsos se estropeaban constantemente al estar expuestos a estas condiciones meteorológicas. Decidieron diseñar una pieza resistente que pudieran utilizar a diario. Y se lo tomaron en serio; así crearon la firma que lleva su nombre de familia, Freitag.

 
Todos estos productos se fabrican con materiales industriales de segunda mano. Para el exterior del bolso se utiliza loneta de camión, lo que hace cada pieza única, no existen dos bolsos iguales. Las correas o asas (según el modelo) se hacen con cinturones de seguridad de automóviles, que incluso conservan la pieza regulable. Los bordes se rematan con neumáticos de bicicleta y el interior se forra con tela de airbag. Son bolsos todoterreno, casi irrompibles.


 


Cada bolsa Messenger se produce de la siguiente manera:

 
Hay que encontrar una lona de camión en buen estado y que sea también bonita, para eso trabajan en conjunto con empresas de transporte de toda Europa. Normalmente se usan lonas usadas que son difíciles de desechar, pero que para Freitag son materia prima. En cuanto en algún lugar se renueva una, Freitag compra la desechada. Cuanto más colorido sea, mejor.

Luego hay que recortar las lonas de los camiones. Un trabajo sucio, pesado y duro.
A continuación, se lavan las lonas en las lavadores de tamaño XXXL.
 
Lavadas y peinadas, se cortan a mano con cutter y con una plantilla transparente porque sus diseñadores tienen que elegir qué zona de la lona, qué estampado queda mejor para la confección del bolso.

 
Los recortes individuales se juntan, a veces se cambian de lugar y se cosen. Ya están listos para convertirse en un bolso Freitag.

Mandan las piezas a talleres textiles en Suiza, Francia, Portugal y Túnez para la confección de los bolsos. Estas empresas están especializadas en coser materiales robustos.

Para terminar, el producto vuelve al lugar de origen (a la empresa Freitag) para ser controlado, fotografiado (porque cada uno es distinto) y empaquetado. Y después se reparte mundialmente. 

Este es todo el trabajo que va incluido en cada bolso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario